El Derecho Laboral es un conjunto de principios y normas jurídicas que regula las relaciones —pacíficas y conflictivas— que surgen del hecho social del trabajo dependiente, y las emanadas de las asociaciones profesionales —sindicatos y cámaras empresariales— entre sí y con el Estado, desde la óptica empresarial.

Es el que rige la conducta humana, prescribiendo qué hechos u omisiones son delitos, tipificados estos últimos como aquellas acciones típicas, antijurídicas y culpables en el caso concreto, así como las sanciones penales que deben aplicarse a sus responsables dentro del ámbito empresarial y corporativo.

El derecho tributario, en  sentido lato, es el conjunto de normas jurídicas que se refieren a los tributos, tasas y contribuciones que deben ser afrontados una vez configurado el hecho imponible. Por tanto, se trata de una rama del Derecho Público que estudia el conjunto de disposiciones legales que permiten a un determinado Estado recaudar ingresos de los particulares a fin de solventar su funcionamiento.

Rama del derecho que se ocupa de establecer las relaciones o situaciones jurídicas derivadas de la energía eléctrica, de las energías renovables y los servicios energéticos.  Por su amplitud, estudia entre otros,  la adecuada tramitación administrativa de los diversos procedimientos (energéticos, ambientales, urbanísticos, declaración de utilidad pública); la defensa letrada en recursos contencioso-administrativo interpuestos contra resoluciones administrativas para la implantación de instalaciones de energías renovables; planteamiento de conflictos; asesoramiento regulatorio a productores eléctricos y toda otra cuestión derivada del suministro de energía eléctrica.

Principios que rigen las concesiones que permiten explorar y explotar minerales por particulares, determinando normas que regulan contratos, derechos de concesión, etc.